EL ENOJO DE LOS PADRES

Por: Carola Pozo Cortez
MADRE E HIJOAlguna vez:
  • ¿Te sentiste realmente muy enojado con tu hijo?
  •  Insultaste (gritaste) o abofeteaste a tu niño o perdiste el control?
  •  Y… más tarde te sentiste desmoralizado o culpable?
  •  Resolviste la situación calmando tus ánimos?
  •  Pero… de todas formas aún te sentías enojado?
EL ENOJO DE LOS PADRES
 
La tarea de ser padres es un arduo trabajo.. si por un momento pensaras que es el único trabajo que debes realizar, sería una cosa, pero cada padre tiene demasiadas responsabilidades tanto en casa como fuera de ella.
No debe ser nada sorprendente encontrarte con que necesidades y solicitudes que debes cubrir te bombardean desde muchas direcciones y esto obviamente te cansa, te agobia al extremo de sentirte molesto y estresado y por que no, alguna veces, hasta enojado la mayor parte del tiempo.
Muchas veces los padres no prestan atención a los efectos que producen el ENOJO de los padres y cómo este repercute en el desarrollo afectivo y cognitivo de los hijos.
Presta atención
 
Estudios realizados han demostrado que el enojo está presente en un porcentaje bastante importante en los padres. Muchos de ellos han sostenido que pierden el temperamento y castigan a sus niños “muy duramente”. Otro 40 % de esos padres sintieron que perderían su temperamento y lastimarían a sus niños en un futuro.
Dos tercios de esos padres aseveraron haber tenido sentimientos de enojo al extremo de gritar o insultar a sus niños por lo menos cinco veces por semana. En este caso se habla de padres normales con hijos normales, pero la gran mayoría sostenía que existían episodios de enojo intenso casi a diario.
Estos índices de frecuencia son preocupantes ya que el apoyo emocional en general que los niños necesitan,  disminuye en la medida que  aumentan los enojos, gritos, amenazas y golpes de los padres. En otras palabras cuanto más enojados estén los padres, los niños tendrán menos estímulo para realizar aquellas tareas que los padres necesitan que ellos realicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *