EL NUEVO CÓDIGO CIVIL PROHIBE A LOS PADRES DARLES “CHIRLOS” A LOS CHICOS

azotes

Por: Carola Pozo Cortez
Quiero compartir contigo un extracto de un artículo que salió editado, hace algún tiempo, en el Diario “La Nación” referente al titulo.
Posterior a la extracción resumida del texto, expongo mi parecer y mi consejo.
Magdalena Muñoz tiene 38 años y es madre de cinco hijos, de entre dos y siete. No trabaja fuera del hogar, se dedica a ellos. Al momento de marcar límites se define como “autoritaria”. Se explaya: “No les permito los caprichos. Si un adulto dice que no es no, ese es el límite y no se discute. No hay nada que charlar ni que entender mucho. Es No . Soy antigua en ese sentido. Lo ideal es no llegar al chirlo , pero a veces es necesario. Hay dos tipos dechirlos : uno que es pensado y es el que le doy cuando uno se me escapa corriendo a la esquina y cruza la calle, que es para que aprenda que eso no se hace. Lo otro, el chirlo que te sale de bronca, cuando estás sobrepasada por la situación. Y no está bueno”.
Ana María Nolazco es una entre 12 hermanos. Ahora, con 61 años, ya tiene cuatro hijos y ocho nietos. “No nos pegaban, a los sumo nos mandaban al rincón o nos daban un tirón de orejas”. Recuerda cuando se sentaban a la mesa: “Nos obligaban a quedarnos quietos y callados. Muy a la antigua, nos decían: ‘Los mayores hablan, los chicos se callan”. “Otro momento difícil era la hora de irnos a dormir. Otro dicho de la abuela, que vivía con nosotros, era ‘Antes de las diez en la cama estés, si es antes, mejor que después’. No se olvida de cómo ella bajaba con algunos de sus hermanos en puntas de pie para escuchar la conversación de los mayores. Si nos descubrían salíamos corriendo y volaban los chancletazos”. La abuela era brava. Cuenta Ana María que amenazaba con pegarles con el cinto o con el plumero, pero nunca pasaba de golpear el piso para hacer ruido y asustarlos. Ahora se ríe de eso. Ella fue distinta con sus hijos y observa que ellos a su vez lo son con los suyos. “Hay otras formas de lograr respeto sin convertirse en sargentos. Ahora hay más comunicación, se tocan temas prohibidos en nuestra época”, rescata. Sin embargo, reconoce que, por el ritmo de vida de los padres, a veces a los chicos se les permiten cosas que después son difíciles de limitar. “Veo que se les dificulta poner límites, más cuando a veces los chicos confunden a sus padres con sus amigos”.
Fuente: La Nacion.com (31-10-2012)
Es sabido que en los tiempos de nuestros padres, los castigos y los límites eran marcados de una manera, tambien es sabido que en la medida que fue pasando el tiempo, los valores morales tambien se fueron modificando, unas veces, inclinándose hacia la posmodernidad, otras acorde al avance de las nuevas tecnologías y por ende la cercanía de noticias y hechos que ocurren en cualquier lugar del globo y que son conocidas en cuestión de segundos en extremos opuestos.
Sin embargo de todo, considero que es menester tomar en cuenta que es lo que queremos para el futuro de nuestros hijos y como queremos que ellos se desenvuelvan en la vida.
No existe consideración alguna que pueda primar al uso del DIÁLOGO en una relación, ya sea de padres a hijos, entre hermanos, entre esposos, y/o docentes-alumnos.
Solo el DIÁLOGO puede salvar tanto a padres como a hijos y estudiantes de malos ratos, recuerdos enfermizos y una deprimente calidad de vida.
CONSEJO: Papá, mamá, docente, no impongas ideas, reglas y límites por la fuerza o con castigos fisicos y/o psicológicos. Dialoga, pide la opinion de tus hijos, o de tus alumnos y encuentra la forma de transmitir lo que tu deseas, desde la conversación, el intercambio de ideas y pareceres. No intentes imponer tu fuerza ante un alma debil del niño que esta en formación y que aprenderá lo que tú le enseñes:
  • Si, le enseñas amor, aprenderá a amar desde la calma, la paz y el regocijo
  • Si le enseñas violencia, aprenderá a ser violento desde esa fuerza incontrolable       que tu le estas inculcando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *