El amor a los hijos

hijos-300x224

RAGS

 

AYER, HOY Y SIEMPRE

Por: Carola Pozo Cortez

Llegó la hora, el hijo nació porque nosotros lo necesitábamos y por lo tanto deberemos cumplir nuestro deber de padres.

Ser padres consiste en estar presentes, abiertos, disponibles y atentos porque también nosotros estamos ,en definitiva, necesitados de él.

Qué es parte de la educación

El hombre a lo largo del día, y todos los días  proyecta una imagen, un modelo de ser y esto influye y educa, los resentimientos educan, las aversiones, los almuerzos y cenas familiares, los diálogos de medianoche acerca de los amigos , los saludos y abrazos fraternos también educan. Y  obviamente el amor, cuando se da, también educa.

En la plenitud del amor, el ser amado ocupa todo el horizonte de la existencia, en esta instancia sobran los libros, las películas, los amigos, el fútbol, los malos momentos  y  ¿después que?

Después hay que aprender a ejercitar el amor. Amar es aprender a amar. Vivir es aprender a vivir. Es un trabajo, un esfuerzo, porque los días cambian, los tiempos cambian, nosotros cambiamos.

Amar es difícil. Fácil es la camiseta con la palabra LOVE difícil es quitarse camisetas impresas y decidir la auténtica relación afectiva con el prójimo.

El día de hoy no es el mismo de ayer asi como el minuto de hoy tampoco lo es, por lo tanto no somos los mismos de ayer.

Y esto es más que importante: cada momento merece la vivencia, la visión, la percepción de ese momento, porque hoy será diferente del mañana, mejor o peor, pero será diferente, entonces si hoy podemos brindar amor no lo desaprovechemos porque mañana sera otro día, tal vez mejor, pero será otro.

En síntesis, si pensamos que educar es solo escribir unas cuántas pautas de conducta, estamos equivocados.

Cómo me visto, cómo hablo, cómo trabajo, cómo doy amor, cómo me alimento, cómo  y  qué leo, indudablemente estas mis acciones están educando, estoy educando con el ejemplo y esta tarea primaria podría afirmar, es el sendero directo y casi imperceptible hacia el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *