Bienvenido al cerebro de tu niño

estimular_43

RESUMEN-RAGS-NUEVO

Por: Carola Pozo Cortez

Cómo funciona la mente 

El Dr. Sam Wang y Sandra Agmodt, escribieron un artículo adaptado (ver fuente consultada al final del artículo) donde sostienen que el juego favorece el desarrollo del cerebro en los niños.

Describen cómo el juego activa circuitos de recompensa del cerebro, pero no las respuestas negativas del estrés, lo cual puede facilitar la atención y la acción.
A través del juego, los niños practican la interacción social y pueden desarrollar habilidades e intereses que adaptaran en los años venideros

Se sugiere que a pesar de que el juego es, diversión debe activar alguna función vital. Dicho de otra manera, cuando tu hijo está jugando, esta haciendo algo fundamental para su desarrollo

Tipos de juegos

Aparentemente existen 3 tipos de juego:

  • Activación del juego propiamente dicho: Jugar con aros, pelotas, etc
  • Activación del juego locomotor

Se trata del movimiento coordinado, como gatear, caminar, correr o saltar sin ninguna razón aparente

  • Activación del juego social

Puede tomar variadas formas: lucha simulada, persecución y lucha libre, cosquillas, etc. El hecho de fingir es un componente del juego social.

El ser humano forma sociedades en las que las alianzas cambian en forma constante y son esas alianzas que el niño desde tempranísima edad los pone en práctica.

Es posible que el juego no sea “para” algo, sino simplemente una temprana maduración precoz,  un comportamiento que se desarrolla mucho antes de que sea absolutamente necesario.

El juego es una especie de protector de pantalla para la mente, por así decirlo. Es lo que   nuestro cerebro hace cuando no hay asuntos más urgentes que realizar.

Sin embargo existe una evidencia que pareciera contradecir la afirmación anterior. Si ahondamos el tema diríamos que el juego es la capacidad de disfrutar de una actividad como rasgo de superviviencia

La búsqueda de una actividad que se disfruta es producto de una respuesta del cerebro, ya que si es agradable puede que este se olvide con mucha facilidad, por lo tanto parece que el juego tiene una finalidad adaptativa, proporcionando algo de ventaja en la supervivencia.

El cerebro genera señales químicas que codifican un componente clave de la diversión: la recompensa, la cualidad que nos hace volver por más.  La Recompensa es transportada dentro del cerebro de la dopamina, un neurotransmisor que tiene muchas funciones dependiendo de dónde  y cuándo se secreta. La dopamina es producida por las células en el núcleo del cerebro.

Estudios científicos han comprobado el comportamiento de ciertos animales privados de juegos. Tanto los niños como los animales son irreprimibles, juegan bajo las más adversas condiciones. Al restringir el movimiento de los animales y reducir su movilidad,  les llevo a disminuir su actividad física, por ende el estrés que sufrieron fue en aumento. Esto se midió por la cantidad de la hormona del estrés cortisol en la saliva, lo que llevó a colegir que: el juego, el ejercicio y el estrés están estrechamente vinculados.

No importa cómo se lo mire o interprete pero el Juego podría ser un indicador de la salud o de la resistencia al estrés.  Si ves que tu hijo juega, ya es una buena señal.

Es posible que el juego sea una práctica que prepara a los niños para la actividad real, y eso es efectivamente importante.

Investigadores de la primera infancia han aplicado el concepto de construcción de juego de habilidad en las herramientas de la mente, un programa preescolar que utiliza complejos juegos para que los niños realicen planes elaborados y ejerciten el autocontrol-la práctica de la corteza prefrontal, que participa en el auto-control.

Incluso antes de eso, el movimiento de kindergarten del siglo 19, que popularizó el concepto de educación preescolar, se basaba en la idea de que las canciones, juegos y otras actividades son un medio para que los niños adquieran conocimiento perceptivo, cognitivo, social y emocional que los  prepara  para entrar en el mundo.

Piénsalo de esta manera: El juego es el trabajo de los niños. Es tal vez la forma más efectiva para que aprendan habilidades para la vida y para saber lo que les gusta. Por estas razones, es importante evitar que el juego se convierta en una actividad obligatoria y triste, ya que su carácter agradable es parte de lo que hace la mayoría de los niños crecen como dientes de león.

Así, en lugar de tratar de cambiar la personalidad de tu hijo a través de actividades forzadas, permítele jugar, y ayudarle a convertirse en lo que el va a ser.

Fuente: Por Sam Wang, Ph.D. y Sandra Aamodt, Ph.D.
Article adapted with permission from Welcome to Your Child’s Brain: How the Mind Grows from Conception to College, published in the United States by Bloomsbury USA and in the United Kingdom by OneWorld Publications.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *